FOOTLOCKER

Dentro de su estrategia europea de renovación de imagen a través de acciones de PR, la cadena de tiendas de zapatillas y ropa deportiva quería estar presente en un evento como la Copa del Mundo de Baloncesto 2014, y continuar posicionándose como el mayor experto en un mercado tan competitivo como el del calzado deportivo.

Las paradas de Metro más cercanas a los pabellones de Madrid y Barcelona, donde se jugaron los principales partidos del mundial, fueron tomadas por Foot Locker y una de sus marcas más emblemáticas: Nike.